sábado, 21 de abril de 2018

CURACIÓN DE CONTENIDOS

Cuando nos conectamos por Internet se nos abre un inmeso mundo de "sobre- información", que, en ocasiones, es difícil manejar. Este exceso de infomación es negativo cuando nos impide encontrar lo que realmente nos interesa, aquello específico que estamos buscando. Por usar una metáfora que ilustre la situación, cuando navegamos por Internet somos como surfistas en un mar cuyas olas nos sobrepasan y no somos capaces de dominar.
La búqueda, filtrado y organización de infomarción relevante para posteriormente compartirla e incluso generar nuevos contenidos implica un proceso a lo largo del tiempo por el cada uno construye su PLE. Para selección y guardar información que puede ser útil o interesantes, se han usado tradicionalmente los marcadores de los buscadores, pero hoy en día existen una serie de herramientas como son Feedly, Diigo y List.ly, muchos mas completas.
Me gustaría resaltar List.ly para utilizar en un aula moodle. Puede ser  una herramienta que  inicialmente utilizaremos para  recoger una serie  de webs que presenten y proporcionen  información sobre la temática en cuestión que se esté tratando. Como tarea, podemos pedir a los alumnos que completen esa lista, agregando nuevos enlaces que contengan la solución a unas preguntas que se hayan planteado previamente . O que amplien y complemente la información a través de otros enlaces que aporten nuevos contenidos relacionadoscon que los que se están trabajanado.

sábado, 7 de abril de 2018

Rúbrica actividad individual


2.3 Reflexión sobre la tutoria en los cursos de formación on-line


La realización de la anterior tarea me ha ayudado a comprender el papel del tutor en un curso on-line de estas características.
A priori, puede parecer una labor simple, en la que las principales y, casi únicas funciones, son corregir y calificar las tareas enviadas por los alumnos al tiempo que resolver  las dudas que les surjan en la realización de las mismas. Pero es mucho más que eso.
Una de sus principales funciones es motivar a los participantes. Se dará el caso de personas qu a las que les suponga una gran dificultad la realización del curso, por lo que agradecerán mensajes en los que se valore lo positivo y  que ofrezcan sugerencias de mejoras. De esta manera hará que  quieran continuar con tan ardua valor.
Desde mi experiencia, puedo contar que el primer curso que realicé de estas características me exigió un gran esfuerzo. Recuerdo que era sobre el programa de manipulación de imágenes “GIMP” y, en más de una ocasión, estuve a punto de abandonar, pero gracias a la constante e inestimable ayuda del tutor y de sus detalladas explicaciones no lo hice.
El debate y la reflexión son necesarios en estos cursos para  ir más allá del simple conocimientos técnico de  los contenidos y las herramientas que estamos aprendiendo a usar, y  para plantearnos qué queremos hacer con lo  estamos aprendiendo, como nos va a afectar en nuestra práctica educativa. Son cursos donde la participación y colaboración de los implicados es importante y ahí de nuevo, el tutor ejerce un papel clave para fomentarlas.
La evaluación es también una parte fundamental de la labor del tutor, pero no solamente se realizando a una calificación para que el participantes sepa si ha realizado la tarea correctamente, sino haciendo comentarios que hagan al alumno consciente de su progreso, reforzando los aspectos positivos y aportando sugerencias para mejorar o ampliar aquello que es susceptible de ser mejorado o profundizado.
Controlar el ritmo de trabajo de los participantes para asegurarse de que están trabajando de forma progresiva y no dejando todo para el final y mostrar su disposición a ayudar.

miércoles, 4 de abril de 2018

Recomendación Didactalia

Realización de un tutorial "Recomienda una comunidad de aprendizaje"


Con frecuencia utilizo los tutoriales en para la resolución de dudas, espacialmente relacionadas con el uso del ordenador o del móvil, en diferentes formatos, vídeos, archivos pdf, páginas webs, foros, etc. Pero nunca había realizado ninguno, ni siquiera me había plateado la posibilidad. Gracias a estos contenidos he conocido herramientas para la realización de vídeos tutoriales, cuyo manejo es más fácil de lo que cualquier usuario puede pensar a priori. La herramienta que he utilizado se llama Screencast O matic. En un primer momento, la interfaz abruma pero tras un tiempo de ensayo y error su funcionamiento es fácil y tiene un gran potencial para usar con nuestro alumnado.

El aula virtual con mis alumnos


Me centraré  en la Ed. de Adultos, pues es donde actualmente ejerzo mi labor como docente y es un ámbito de la educación donde es realmente útil y práctico el  uso de aulas virtuales. De hecho, ya existe una plataforma llamada Avanza destinada a la preparación on-line del certificado de Educación Secundaria Obligatoria para  a aquellas personas que no pueden asistir a clase.

En Educación de Adultos se oferta una amplia modalidad de cursos de Enseñanzas No- Formales, en las cuales el alumnado realiza cursos pero sin la obtención de una certificación oficial al finalizar éste. Teniendo en cuenta este contexto educativo, el uso de un aula virtual sería de gran utilidad para las siguientes funciones:

-          Como complemento para una clase presencial.

-          Espacio en el que colgar materiales para la ampliación y refuerzo de los contenidos que estamos trabajando. Éste alumnado suele dedicar tiempo fuera del horario de clase a los contenidos trabajados y tiene una gran curiosidad por aprender pero en  ocasiones se encuentran perdidos a la hora de buscar material adecuado para su nivel. Por la tanto la labor del docente en el aula virtual es la de seleccionar y clasificar materiales en distintos formatos (pdf, .doc, mp3, mp4, etc.), páginas web, enlaces de interés, etc., acotar y orientar en la búsqueda para seguir su propio aprendizaje de una forma más autónoma. También permite que los alumnos decidan si van a guardar las lecturas y contenidos de la clase en un medio físico para leer desde la pantalla del computador o si van a imprimirlo.



-          Espacio para la interacción asincrónica entre los participantes, para compartir aquellos recursos interactivos que han encontrado por su cuenta y que puede ser interesante compartir con el resto de los compañeros.



-          Otra de la funciones es permitir a los alumnos enviar trabajos, actividades, redacciones para ser corregidas por el profesor y enviadas con los comentarios y explicaciones oportunas para mejorar y aprender de los errores.



-           Evaluación de los conocimientos: Además de la respuesta inmediata que el alumno logra en la ejercitación, el aula virtual debe proveer un espacio donde el alumno es evaluado en relación a su progreso y a sus logros. Ya sea a través de tests en línea, o el uso de algún método que permita medir el avance de los alumnos, es importante comprobar si se lograron alcanzar los objetivos de la clase, y con qué nivel de éxito en cada caso. Ésta evaluación debe estar revestida de la seriedad y privacidad en el trato que cada evaluación requiere.





Los elementos que componen un aula virtual surgen de una adaptación del aula tradicional a la que se agregan adelantos tecnológicos accesibles a la mayoría de los usuarios, y en la que se reemplazaran factores como la comunicación cara a cara, por otros elementos.
Básicamente el aula virtual debe contener las herramientas que permitan:

          Distribución de la información.
          Intercambio de ideas y experiencias.
          Aplicación y experimentación de lo aprendido,
         Evaluación de los conocimientos
         Seguridad y confiabilidad en el sistema.